viernes, 11 de mayo de 2018

ACOSO ESCOLAR

El pasado miércoles tuvimos la última charla para padres del curso, sobre el acoso escolar. Resumimos a continuación las ideas básicas sobre este tema.

Hablamos de Acoso Escolar o Bullying cuando uno o más alumnos/as insultan, difaman, amenazan, chantajean, difunden rumores, pegan, roban, rompen cosas, ignoran o aíslan a otros/as de manera sistemática o prolongada en el tiempo.
Estas situaciones se pueden dar dentro del propio centro escolar (recreos, cambios de clase, aula, pasillos, baños…) y/o fuera del mismo (en la entrada o salida o de camino a casa). También pueden ocurrir que este acoso se de a través de medios telemáticos (correo electrónico, mensajes a través del móvil o Redes Sociales).
Los implicados en estas situaciones son los AGRESORES, las VÍCTIMAS y los ESPECTADORES y cada uno de ellos desempeña un papel muy importante a la hora de provocar y/o mantener una situación de Bullying.
Como padres, debemos estar atentos a las señales que podrían indicar que nuestro hijo sufre acoso: 
  • Está más triste y vulnerable.
  • Falta a menudo a clase.
  • Se relaciona menos con los compañeros.
  • Puede presentar marcas, rasguños.
  • A menudo le desaparecen sus cosas.
  • Hay cambios de actitud y de conducta (más introvertido, menos participativo, baja el rendimiento, etc.).
¿Qué podemos hacer si sospechamos que nuestro hijo sufre acoso?

  • Informar al Centro: Tutor-Jefatura de Estudios- Dirección- AMPA.
  • Tener una actitud conciliadora y de colaboración con el centro.
  • Si tras todos estos pasos con el centro escolar, la situación continúa, dirigíos a la Inspección Educativa.
  • Ante lesiones físicas, acudid al médico para que éste redacte el correspondiente parte de lesiones que podréis adjuntar en caso de denuncia.


Para más información, podéis consultar www.anar.org.

1 comentario:

Fernando Blasco dijo...

Gracias, genial el resumen.